miércoles, 7 de julio de 2010

Vivido: Viva San Fermín

Aunque no soy excesivamente partidaria del tema de las corridas, me gustan los encierros,y me gustan por que voy de parte del toro y hoy he visto el primero, con el riesgo de llegar tarde al trabajo. Me gusta llevar unos días cantando y enseñandoselo al pequeño la canción de "1 de enero, 2 de febrero, 3 de marzo, 4 de abril, 5 de mayo, 6 de junio, 7 de julio San Fermín, a Pamplona hemos de ir, con una media, con una media a Pamplona hemos de ir con una media y un calcetín". Me gusta oir los tres canticos de los mozos. Me gusta ver la imagen del santo tan pequeñita en su hormacina. Me gusta el chupinazo. Me gusta la cara de seriedad del pastor que tira el chupizano. Me gusta el silencio del encierro. Me gusta ir de parte del toro. No me gusta que rieguen la calle de estafeta, por que los toros se resbalan. No me gustan los corredores que no visten cómo los pamplonicas. No me gusta que haya tanto turista en los encierros. Me gustan los anuncios locales de Navarra, de aquel día, esparragos, chorizo,etc. Me gusta ver la cara de la gente en los balcones.
Me gusta el verano.

Y de la web de turismo del Reyno de Navarra he extraido este párrafo:
El encierro tiene un preámbulo especialmente emotivo. Se trata del momento en que los mozos, a escasos metros de los corrales donde están encerrados los toros, levantan sus periódicos enrollados y cantan frente a la imagen del Santo, colocada en una hornacina en la Cuesta de Santo Domingo. En el más profundo de los silencios, se escucha la siguiente letra: "A San Fermín pedimos, por ser nuestro patrón, nos guíe en el encierro dándonos su bendición". Al terminar se corean los gritos ¡Viva San Fermín! ¡Gora San Fermín! Esta estrofa se canta en tres ocasiones consecutivas: cuando faltan cinco minutos para las 8 de la mañana, a tres minutos de esta hora y a un minuto de abrirse la puerta del corral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada