sábado, 29 de enero de 2011

Vivido: taxis

A veces, muy de cuando en cuando, tengo que coger taxis y no hay cosa que más asco me de que entrar en uno de fumadores. Soy no fumadora de toda la vida y con tendencia a marearme en coches ajenos y si encima huele a tabaco, es que me dan arcadas. Pues ultimamente al menos en 2010 los 3 taxis que he cogido apestaban. Mi solución abrir la ventanilla, porque si no les vomito en el sentido literal. Afortunadamente los días de Navidad cogi uno conducido por una mujer que no olia mal.
En fin que viva el transporte público y el caminar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada