lunes, 4 de julio de 2011

Leído: Aguirre, el magnífico de Manuel Vicent

Lo cogí con cierto morbo para conocer las interioridades de la Casa de Alba, pero no es una biografia al uso, sino un retrato de la época donde el personaje principal es el autor y como referencia de su vida coge a Jesús Aguirre. Acostumbrada a leer mucho sobre Cataluña la lectura sobre Madrid me ha parecido diferente.

Este relato no es exactamente una biografía de Jesús Aguirre, sino un retablo ibérico donde este personaje se refleja en los espejos deformantes del callejón del Gato, como una figura de la corte de los milagros de Valle-Inclán. Medio siglo de la historia de España forma parte de este esperpento literario.

Esta travesía escrita en primera persona es también un trayecto de mi propia memoria y en ella aparece el protagonista Jesús Aguirre, el magnífico, rodeado de teólogos alemanes, escritores, políticos y aristócratas de una época, de sucesos, pasiones, éxitos y fracasos de una generación que desde la alcantarilla de la clandestinidad ascendió a los palacios. Un perro dálmata se pasea entre los libros de ensayo de la Escuela de Fráncfort como un rasgo intelectual de suprema elegancia.

Jesús Aguirre, decimoctavo duque de Alba por propios méritos de una gran escalada, sintetiza esta crónica, que va desde la postguerra hasta el inicio de este siglo. Su vida fantasmagórica, pese a ser tan real, no puede distinguirse de la ficción literaria

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada