sábado, 24 de septiembre de 2011

Leído: Confesiones de una vieja dama indigna de Ester Tusquets


Hace años que decidí dejar de leer biografías, por que acababa no gustandome la persona, y cuando es alguien que admiras, te sabe mal. Pero este verano mi santo se leyo esta biografia y me dijo que no estaba mal, con lo que me animé a leerla. A Esther Tusquets la conocía poco, de hecho tenía la duda del porque de la editorial Lumen, la dirigia la Tusquets y la editorial Tusquets (una de mis editoriales favoritas), la dirigia Beatriz de Moura, y aquí queda resuelto el misterio.
La obra es entretenida, pero te das cuenta que han quedado muchas cosas en el tintero y a veces tienes la sensación de quedarte a la mitad, pero vale la pena leerla para conocer un poquito más el mundo editorial español de los años 60 y 70.


Esther Tusquets, a lo largo de muchos años, decía en privado: ”Acabaré siendo una vieja dama indigna, haré lo que quiera y diré todo lo que pienso”. Y así es: “la vieja dama indigna” en la que voluntariamente se ha convertido dice lo que piensa de todo y de todas las personas (famosas y no famosas) a las que da cabida en estas memorias, segunda parte de su exitoso Habíamos ganado la guerra. Desde la época en que termina los estudios universitarios y crea Editorial Lumen, hasta ahora mismo, cuando la autora tiene 73 años y acaba de perder a su último amor, Tusquets narra la vida cultural de los protagonistas de la llamada “gauche divine” barcelonesa, que quedan magníficamente retratados. Pero, sobre todo, rememora su vida privada, sensual y amorosa con una sinceridad, un descaro y una osadía verdaderamente insólitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada