jueves, 8 de septiembre de 2011

Leído: Els jugadors de whist de Vicenç Pagès Jordà


Adentrarme en el libro me costo mucho, quizás por el vocabulario de la zona de Figueras y mallorquín, pero luego lo he devorado, aunque vuelvo con un tema recurrente en mi: estoy cansada de leer a autores hombres, siempre con sus filias y sus fobias, su gusto por las jovencitas, su visión de la vida que no coincide para nada con la mia. Lo iba leyendo y me decía otro autor con la crisis de los 40, que rollo, pero aún así lo he leído todo.



¿Se pueden revisitar los últimos treinta años sin nostalgia ni revanchismo? ¿Se puede ambientar una novela en Figueres utilizando referentes de la cultura pop? Los jugadores de Whist demuestra que sí. A los veinte años, la hija del protagonista se casa con un “pelao” que conduce una mini-retroexcavadora. A medida que la boda avanza, resurge un pasado que incluye un castillo, un juego, una muerte, un Ampurdán que no es de postal. La novela empieza como El padre de la novia, para tranformarse poco a poco en una mezcla de Mystic River y American Beauty.

"Todos los personajes son ficticios, pero la mayoría de los diálogos son reales”

-39º Premi Crexells, otorgado por los socios del Ateneu Barcelonès, a la mejor novela publicada en catalán durante el 2009.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada