viernes, 23 de noviembre de 2012

Mi amigo D.


Siempre que veo a mi amigo D. vuelvo con las pilas cargadas, todo él desprende energía y entusiasmo, ganas de vivir, ganas de saber. Lo conozco desde hace 20 años, y creo que es la persona más entusiasta que conozco, cuando se emociona con un tema todo él desprende entusiasmo y alegría por vivir y saber y conocer todo lo posible por ese tema, y llegar hasta el fondo mismo, sin importarle lo que cueste, y además sabes que lo hará. En una sociedad o quizás en el ambiente en el que me muevo donde el entusiasmo y la energía brilla por su ausencia,  tratarlo a él es un placer. A veces me identifico con los temas que quiere "absorber" y otras no, pero siempre es una inyección de energía. Lástima que lo vea poco, o quizás ese sea el motivo por el cual disfruto tanto hablando y hablando con él. Hoy la visita ha durado una hora y 20 minutos, poco muy poco, para todo lo que querría continuar hablando y escuchando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada