viernes, 24 de mayo de 2013

Leído: En la cocina con la drama mama de Amaya Ascunce


39/100 de Desafio 2013
22/25 de Reto 25 españoles


Me encanta el blog de la drama mamá, y con su primer libro me reí como no me había reído en mucho, mucho tiempo. Y para el día de la madre, me regalaron el segundo libro y me ha encantado, y lo he tenido que racionar para no leermelo todo el mismo día. Las recetas están bien explicadas aún con alguna excentricidad. Muy recomendable.


Un día abrí un blog metiéndome con mi madre —que se llamaba Cómo no ser una drama mamá—; Planeta me publicó un libro, con el mismo título, que resulta que vendió muy bien. Entonces mi editora me propuso hacer un libro de recetas de mi madre. A mí me dio un ataque de risa, me atraganté, y le dije que lo único que teníamos en común una cocina y yo es que las dos existimos en el mundo.




Pero al cabo de unos días empecé a darle vueltas; podía ser un recuerdo maravilloso: que mi madre me enseñara a cocinar de verdad y poder contarlo. Pensé que era una afortunada, porque no sabía si aprendería a freír un huevo, pero tendría un libro para mi madre y para mí solitas. Iba a tener la mejor excusa del mundo para reírnos, y una editorial la iba a encuadernar, le iba a poner tapas, y en la Biblioteca Nacional habría un volumen en cuyas páginas mi madre, la drama mamá, me enseñaría que la cantidad justa de aceite es la clave para que un gazpacho salga rico.




¡Y me iban a pagar por eso! La leche.




Luego las cosas se torcieron un poco…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada