lunes, 6 de mayo de 2013

Visto: Mi segunda vez de Bart Freundlich



Es de aquellas películas tan planas, tan sosas, que piensas que como es posible que ciertos actores decidan participar y actuar en ellas. Las situaciones son tan tontas, y los personajes tan poco elaborados, que te dan ganas de enviar algun libro explicando como crear personajes al guionista.

Cuando Sandy (Catherine Zeta-Jones), una sexy madre de 40 años, descubre que su marido la engaña, su mundo aparentemente perfecto se viene abajo. Sin pensárselo dos veces, se traslada a Nueva York con sus dos hijos con ánimo de rehacer su vida. Allí, conoce a Aram (Justin Bartha), un encantador licenciado universitario de 24 años que trabaja en la cafetería bajo el apartamento que alquila Sandy. Cuando Sandy encuentra trabajo, le pide a Aram que haga de canguro de sus hijos. La carrera de Sandy empieza a despegar y Aram se va convirtiendo en una parte cada vez más importante de su vida. Es divertido y sus hijos lo adoran. Muy pronto, esta improvisada familia va tomando forma y, aunque hay una larga lista de razones por las que no deberían estar juntos, se enamoran. Sandy y Aram se topan con la resistencia de familiares y amigos a su nueva relación y ambos tendrán que decidir si lo que tienen es algo simplemente divertido y temporal o puede tratarse de algo realmente duradero... (FILMAFFINITY)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada