jueves, 19 de diciembre de 2013

Leído: Cómo ser mujer de Caitlin Moran

95/100 de Desafio 100

Llevaba un montón de días buscando este libro y en cuanto lo localize en la biblioteca, a por él, pero excepto algún capítulo suelto que me ha gustado mucho, en general ha supuesto una decepción. Esperaba encontrar una diatriba sobre el feminismo y no ha sido así. Lo recomiendo por algunos capítulos que me he reído mucho, pero como un ejemplo de libro de feminismo no.

Una forma atrevida y desenfadada de contar las dudas y miedos que nos abordan a la mayoría de las mujeres. No hubo nunca mejor época que ésta para ser mujer: tenemos el voto y la píldora, y desde 1727 ya no nos envían a la hoguera por brujas. Pero, ¿cómo ser mujer? Esa es precisamente la gran, eterna pregunta a la que Caitlin Moran se propone responder en una obra que aborda a calzón quitado –a veces literalmente–, con inteligencia, desvergüenza e ironía y también una salvaje franqueza, los principales aspectos de la condición femenina. Mezcla de libro de memorias y de divertida vociferación, apoyándose siempre en sus experiencias como mujer, feminista e hija de una familia numerosa y proletaria, Caitlin Moran se describe con una sinceridad y una audacia militantes, y habla con absoluta sinceridad de su relación con su cuerpo. Y con la comida, con los hombres, con el trabajo, la sexualidad, la maternidad, el aborto. Pero también escribe sobre la importancia de Lady Gaga, y los errores y horrores de la depilación más íntima, o el botox. Y sobre mucho más. Así, alternando provocativas observaciones sobre la vida de las mujeres con historias ferozmente divertidas sobre sí misma, desnuda, deconstruye y arroja al fuego la imagen políticamente correcta de la mujer del siglo XXI. Y nos descubre página tras página esos secretos que se cuentan en voz baja las amigas verdaderas, y no esas equívocas colegas que jamás se quitan la máscara de la feminidad perfecta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada