viernes, 21 de marzo de 2014

Vivido: tarde de cocinillas

Ayer después de recoger al Speedy de su entrenamiento de baloncesto, y con toda la tarde por delante,  no quiso ir al parque, ni hacer ninguna actividad, decidí cocinar un crumble de manzana, siguiendo la receta de mi amiga G., y me salio riquisimo. Es una receta muy sencilla de hacer y muy rica de comer.



Y aprovechando que me sobraron manzanas y tenía una masa de hojaldre en la nevera hice una trenza de hojaldre de manzana para que mi santo pudiese desayunar, junto con su zumo de naranja matutino. Esta vez parece ser que acerte y le gusto la trenza, por qué en otras ocasiones no ha sido así, y ufff... después del esfuerzo te sabe mal...


Y tambén aproveche para ir cociendo coliflor y patata para hacer hoy un trinxant de la Cerdanya muy sui generis (ya sé, ya sé que el auténtico se hace con col), que nos/les permite comer a mis chicos un poco de verdura sin quejarse demasiado. Le pongo una buena dosis de panceta y eso les chifla.


Pero lo mejor vino cuando mientras cenabamos nuestra vecina N. nos llamo para preguntarnos y ofrecernos 3 bols de la crema catalana, y es que había hecho y le había sobrado y había pensado que quizás querríamos. Entre mi santo y yo nos comimos un bol, y estaba rica, rica, con esa textura tan fina de la autentica crema catalana, ummmmm..... Le tendré que pedir la receta.



Fue una tarde de jueves de cocinera, y hoy solo falta hacer el trinxant para cenar o mañana para comer....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada