jueves, 17 de abril de 2014

Leído: El amante palestino de Salim Nassib

Una historia de amor entre la líder que luego gobernaría Israel y un palestino tiene su morbo, pero aún así se queda en eso, ya que incide más en la figura de Albert Pharaon que en la de Golda Meir, lo autenticamente interesante de la obra, al menos para mi. La atmosfera queda muy bien reflejada y para conocer otra visión de la creación del estado de Israel vale la pena.


En 1928 Golda Meir y Albert Pharaon eran una mujer y un hombre con mucho futuro por delante. Casada y con dos hijos, Golda daba pasos de gigante para convertirse en la pasionaria del sionismo; Albert pertenecía a una gran familia de bancos árabes, y acababa de dejar a su esposa en Beirut para instalarse en la magnífica mans ión que poesía en Haifa. El destino qusio que se encontraran una noche en una fiesta de la fuerza de ocupación británica y ahí empezó una relación apasionada de la que ningún biógrafo ha querido hablar. La recreación de un episodio personal, íntimo, y desde luego insólito, de Golda Meir, un personaje casi legendario de la historia del siglo XX. Pequeña joya de la literatura actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada