viernes, 8 de agosto de 2014

Leído: Lolito de Ben Brooks

Dicen que es la versión masculina de Lolita, pero si mientras en Lolita vemos los desvarios de Herbert por Lolita, que se encuentra encerrada en esa relación cómo lo podría a ver estado en cualquier otra, y que simplemente lo hace por puro aburrimiento (al menos desde mi punto de vista). Aqui el protagonista también se aburre, y es menor de edad y se acaba "enrollando" con una cuarentona que podría ser su madre, mientras sus padres están en una boda en Rusia. Lo peor es el desengaño de su novia, y el darse cuenta de que está solo, y que esta soledad le acompañará toda la vida. No me ha gustado por que ver cómo una vida adolescente se desperdicia te da rabia.

Etgar tiene todo por hacer y sin embargo no quiere hacer nada. Etgar tiene problemas de adolescente y miedos de adulto. Etgar solo quiere ver documentales marinos y comedias sin muerte, pero clica en los vídeos virales más sádicos. Etgar es aún un crío, pero ya escribe cartas imaginarias a sus hijos que no nacerán. Etgar querría beber siempre té con Nesquik, pero vacía una botella de alcohol tras otra. Los amigos de Etgar también lloran, como él, pero siempre despiden sus mensajes con una risa. Pasea por las calles grises de su pueblo, pero es en internet donde Etgar descubre el desamor más cruel (el engaño de su primera novia en Facebook) y también el amor más cálido y extraño (el consuelo de una mujer madura tan indefensa como él, en un chat sexual). Un juego de identidades que deberá resolver en la vida real.

Tecleada a tumba abierta y con el corazón en un puño, para partirse de dolor y también de risa, Lolito es una maravilla escrita por el mejor, y más lírico, cronista de su generación. Un Holden Caulfield con conexión a internet, el reverso cruel de Wes Anderson y la mejor actualización de las novelas de los angry young men. Elogiado por Nick Cave y aclamado por la crítica británica, nadie escribe como Ben Brooks, porque Ben Brooks, como Etgar, es único. Aunque comparte miedos con todos sus lectores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada