miércoles, 14 de enero de 2015

Leído: La detective miope de Rosa Ribas

Rosa Ribas. La detective miope. Barcelona: DeBolsillo, 2014. 283 p.

Esta novela de detectives está protagonizada por una mujer detective privada que después de salir del centro mental donde estaba ingresada a raíz del trauma del asesinato de su marido, polícia y de su hija de 8 años, decide encontrar a los asesinos de su familia a partir de la teoría de "los seis grados de separación". Ambientada en Barcelona, nos descubre el barrio del Poble Sec, famoso por ser la cuna del cantautor Joan Manel Serrat y por su zona de espectáculos el Paralelo. Ultimamente ha coincidido que he ido por la zona a caminar y la verdad es que la escritora exprime muy bien el ambiente del barrio.
La novela es agil y se lee en una sentada, y a medida que va avanzando la miopia de la detective te das cuenta que cada vez estamos más cerca de averiguar quienes fueron los asesinos de su marido y de su hija. La composición de los personajes secundarios está lograda, y creo que algunos de ellos se merecen novela a parte.
Desde luego leere más novelas protagonizadas por Irene, y seguiré con cariño a Rosa Ribas.

---
Frases:

*El trabajo se expande de modo que llena todo el tiempo disponible para completarlo.
*Una gran parte de los problemas se resuelven solos. Basta con ignorarlos el tiempo suficiente.
*Sarita era más gato que perro. No tenía dueño, tenía casa.
*Estamos programados para dejarnos engañar, tenemos la profunda necesidad de creer en los demás. Es la clave del éxito de los mentirosos.
*Los barceloneses, que, como buenos mediterráneos, se sienten muy infelices cuando se mojan, caminaban con prisa huyendo de las gotas que no tardarían en caer.

---
«¿Sabes que entre ti y cualquier persona en el mundo hay como mucho seis grados de separación?» ¡Era tan simple y a la vez tan complejo! Noté cómo la idea se abría paso en la masa cerebral traspasándola como una bala. Es así como se enciende una luz en la cabeza de Irene, que decidirá descubrir qué sucedió un trágico 2 de j unio que marcó su vida para siempre. Desde entonces, Irene no ha hecho más que perder dioptrías y cordura, hasta que el descubrimiento de esta teoría le da fuerzas para volver a ejercer como investigadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada