martes, 27 de enero de 2015

Leído: No te lo vas a creer de Sophie Kinsella

Sophie Kinsella, No te lo vas a creer. Barcelona: Salamandra, 2008. 288 p.

Una novela de las llamadas chic lit, o como define Wikipedia “un género dentro de la novela romántica, que actualmente está en auge, escrito y dirigido para mujeres jóvenes, especialmente solteras, que trabajan y están entre los veinte y los treinta años”. No acostumbro a leer este tipo de literatura y de tanto en tanto me hace gracia ya que son obras frescas, desenfadadas y y románticas.

En este caso se trata de una joven de unos veintitantos que en un viaje en avión un poco accidentado habla un poco de más con su compañero de asiento, que a la sazón resultará ser el director de la empresa, un americano joven y guapo que pasa por un amargo momento tras la muerte de su socio y amigo. A partir de aquí, pues toda la historia romántica con momentos de pura comedia y también con momentos amargos, que hacen que prácticamente se me salten las lágrimas.

Una lectura entretenida y divertida para una tarde domingo, sin ganas de hacer nada de nada.

---
Has tomado una copa de más y hablas por los codos, sin parar, y cuando por fin levantas la vista, unos ojos oscuros y penetrantes te observan atónitos, fascinados y... ¡muy interesados! Después de asistir en Glasgow a una desastrosa reunión de trabajo y de tomarse un par de vodkas, ¿o fueron tres?, para levantar el ánimo e infundirse valor, Emma Corrigan se sube por fin al temible artefacto volador para regresar a Londres. El vuelo resulta especialmente movido; algunos pasajeros gritan, las azafatas se abrochan los cinturones con caras lívidas, y Emma se agarra desesperadamente a los brazos de su asiento. Presa del pánico, de su boca empiezan a brotar todos sus secretos, sus sueños más ocultos y sus deseos más inconfesables, que van a parar a oídos del silencioso pasajero que, inmutable, la escucha sentado a su lado. Emma no se deja nada: desde el día en que perdió la virginidad hasta la nota de matemáticas que falsificó en el currículum, pasando por lo incómodo que le parece el tanga. Pero este mal trago no será nada comparado con lo que le espera el lunes en la oficina, donde corre la voz de que el presidente de la megacorporación americana para la que trabaja se encuentra de visita en la sede londinense. En medio del nerviosismo general, Emma decide acercarse a la máquina de café del pasillo y se cruza con la comitiva que acompaña al gran jefe...Tierna y desternillante, la autora de Loca por las compras regresa con una nueva y divertida novela, y con una heroína que se hace querer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada