domingo, 25 de enero de 2015

Leído: Yo sola: el arte de ser una mujer sola de Florence Falk

Un ensayo sobre las posibilidades que tenemos las mujeres estando solas. Estamos en una sociedad donde ver a una mujer sola haciendo determinadas cosas, no está todavía bien visto, como por ejemplo: cenar sola, ir al cine sola, viajar sola, etc... Y este libro pretende romper una lanza hacia la posibilidad que las mujeres podamos hacer actividades solas y explica el porqué lo tenemos que hacer y el aceptarlo.
Un libro muy ilustrativo que me ha ayudado mucho, y me ha sacado el miedo a hacer cosas solas y me animado a hacer más actividades que me gustan sin tener que depender de nadie, un alivio, por que a medida que te vas haciendo mayor veo que mi entorno se aposenta más y no tiene tantas inquietudes ni intereses cómo yo (que creo que a medida que me voy haciendo mayor cada vez tengo más) y eso me empezaba a agobiar y con las pautas de este libro, ahora hago y deshago a mi antojo, y no pongo ninguna excusa para no hacer determinadas actividades: cine, excursiones, clubs de lectura, exposicions, conferencias, etc...
---
Como muchas mujeres, la psicoterapeuta Florence Falk pasó de estar en un matrimonio que parecía feliz, a ser una mujer divorciada, sola e insegura de sí misma. Pronto, se dio cuenta de que al aceptar su soledad como lo que era -una experiencia con el potencial de cambiar y enriquecer su vida- podría convertir lo que alguna vez fue "desolación", en una "soledad" más positiva y llena de poder. Según ella, cada una de nosotras tiene dos fuerzas interiores opuestas: una nos hace anhelar conexiones cercanas con los demás, y la otra nos empuja hacia nosotras mismas, a la necesidad de un yo único y creativo, y a la certeza de que este sólo puede ser formado en los momentos de soledad. Para ser una totalidad, debemos hacer caso de ambos impulsos. Sin embargo, en la actualidad, el primero es reforzado, mientras el otro es descuidado, incluso vilipendiado. Falk invita a todas las mujeres -a las divorciadas, las viudas, las solteras o las que tienen una pareja estable- a encontrar un sendero propio hacia su verdadero yo, para así descubrir los placeres y la riqueza de la soledad, y para conectarse con los otros por medio de un nuevo sentido de confianza en sí misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada