martes, 3 de febrero de 2015

Visto: Robin Hood de Ridley Scott

Las películas de Robin Hood siempre son una pequeña fuente de placer, ya que conoces la historia y sólo esperas que te la vuelvan a contar, pero en este caso aunque lleve el nombre de Robin Hood, y aparezcan todos los personajes, se trata más bien de una precuela del mito de Robin Hood, y de como Robin Longstride se convierte en Robin Hood, todo ello con un trasfondo histórico que parece verdad, pero es tegiversado en cada escena con cosas inventadas, al menos así lo demuestra las informaciones que íbamos recabando mi santo y yo mientras veíamos la película. 
La película nos ha aburrido, y después de 2 horas y media sólo deseábamos que acabase por que era un tostón, menos mal que la vimos sin el Speedy, por que si no pobre se hubiese hecho una idea muy mala de Robin Hood (en mente siempre Errol Flyn, con las mallas ajustadas, jajajaja).

---
Inglaterra, siglo XIII. Robin Longstride (Russell Crowe), un magnífico arquero que ha luchado en las Cruzadas al servicio del rey Ricardo Corazón de León (Danny Huston), vuelve de Tierra Santa luchando contra los franceses y saqueando poblados. Cuando Ricardo muere alcanzado por una flecha, Robin se traslada a Nottingham para cumplir una promesa que hizo a Sir Robert Loxley (Douglas Hodge) antes de morir: llevar su espada a su padre, Sir Walter Loxley (Max Von Sydow). Allí conoce a Lady Marion (Cate Blanchett), la viuda de Loxley. Mientras tanto, en Inglaterra, reina Juan Sin Tierra (Oscar Isaac), un rey sin carácter e incapaz de hacer frente tanto a las rebeliones internas como a las amenazas externas urdidas por el pérfido Godfrey (Mark Strong). El objetivo de Robin y sus hombres será impedir una sangrienta guerra civil y devolver la gloria a su país. (FILMAFFINITY)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada