jueves, 24 de septiembre de 2015

Leído: Samurai de Hisako Matsubara

Hisako Matsubara, Samurai. Barcelona: Tusquets, 1997. 235 p.

Uno de los últimos días de trabajo antes de las vacaciones una compañera comento que su obra preferida era Samurai y decidí buscarla y leerla, para ver por dónde iban sus tiros literarios y este verano la leí. La obra empiza con un prólogo de Fernando Sánchez Dragó, escritor polémico por sus múltiples salidas de tono en el tema sexual, aún así y muy a mi pesar el prólogo está muy bien.
En el resumen dicen que es El Gattopardo japonés, en fin que se pueden hacer muchas comparaciones, pero de aquí al Gattapardo pues hay distancia.
La novela me ha gustado por que refleja un mundo y una sociedad que lentamente va desapareciendo, la japonesa clásica, pre segunda guerra mundial,  y donde Nagayuki, el ahijado y luego yerno, de Hayato, a mi entender el protagonista indiscutible. es el que sufre en su propia piel estos cambios, mientras Tomiko, la hija  y esposa sufre en silencio, a pesar de los consejos realistas de su suegra. El personaje más egoista y que hace que todo vaya tan mal es Hayato, el jefe del clan, y un malgastador tremendo, que sólo vive por gastar y en tener objetos de valor que demuestre su valía, cuando no tienen ni un yen. Además, te da rabia por qué ves las estrecheces que viven su hija y yerno y el sólo piensa en cómo vivir a lo grande, y demostrar lo señor que es, horroroso, quizás sea lo que menos me ha gustado. Y lo que más ese personaje de la suegra, la madre de Nagayuki, que intuye desde el principio lo mal que lo está pasando su hijo en EEUU, y cómo intenta ayudar a su nuera, y ve cómo se le derrumba a su alrededor.
En fin, una novela para ver la desaparación de la sociedad del Japón feudal y el cáracter y vicisitudes de unos personajes que sólo hacen que sufrir.

---
Personajes:
Hayato, Nagayuki, Tomiko, Fumiya, Michi, Eda, Rin, Gen, Somo
---
Hayato, un rico samurai japonés, adopta a Nagayuki, a quien educa según las antiguas enseñanzas y más tarde casa con su hija, Tomiko. Soplan nuevos tiempos, y Hayato, cuyo honor le prohibe hablar de dinero, pierde todos sus bienes. Anclado en el mundo irreal del pasado, envía patéticamente a Nagayuki a América a hacer fortu na, armado tan sólo de su espada de samurai y de costosos kimonos…Samurai recrea una insólita historia de amor ambientada en un periodo crucial en la historia social del Japón : el del paso de este país agrícola y ancestral al Japón moderno que hoy conocemos. Si, en El Gattopardo, Lampedusa afirmaba que había que cambiar todo para que todo siguiera igual, en esta novela Matsubara no puede sino contarnos con una acertada mezcla de lirismo e ironía cómo, cuando un viejo orden de cosas se debilita ymuere, la lenta e implacable putrefacción acaba contaminando todo cuanto le rodea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada