miércoles, 21 de octubre de 2015

Vivido: 21 octubre de 2015

Hoy es el día del futuro, en que Marty Mcfly iba/llegaba/volvía. Recuerdo que la primera vez que vi Regreso al futuro 2 pensé que esa fecha era tan tan lejana, que no valía la pena pensar en ella, a saber que sería de mi vida. Y eso que de pequeña hacia aquel juego de pensar que edad tendría en el año 2000, y me parecía tan estrambótica que ni me lo creía, tampoco me podía imaginar de mayor. Pero al final, o quizá sea el principio, hemos llegado, y desgraciadamente nada de lo que aparece en la película es real, aquellos patines voladores, aquellas casas con el internet de las cosas tan maravillosas, esos coches voladores, en fin el sueño que aparecian en los tebeos de pequeñas, continuan siendo fantasias. La cruda realidad es levantarse para ir a trabajar a la quinta chimbamba, que el pc no funcione, que las cosas de la casa se tengan que hacer como siempre, que se tenga que hacer la compra, las camas, extender la lavadora, recoger los lavaplatos, en fin que el futuro de Spielberg no está aquí.
Continuemos soñando, y viendo cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada