sábado, 30 de enero de 2016

Visto: Karate Kid, el momento de la verdad de John G. Avildsen (1984)

Mi Speedy me dijo que quería ver Karate Kid, y yo le dije que la veía con él, si era la versión antigua, no la nueva del hijo de Will Smith, y acepto con tal de verla acompañado. Y ya me ves a mi edad volviendo a ver Karate Kid, y volviendo a vivir la aventura de aprender karate con Daniel (Daniel San) y el señor Miyagi. Obviamente llevamos unos días diciendo “dar cera y pulir cera”, y haciendo la posición de la grulla en cualquier momento (oye y no se me da mal, y es que el entrenamiento intensivo de Pilates y zumba que llevo desde septiembre se empieza a notar), mi santo aunque no la vio, también hace la posición, jejeje.

Lo más interesante es que mi Speedy y yo hemos hablado del tema del esfuerzo, y que si te esfuerzas puedes conseguirlo y tal y como está el patio, creo que le ha calado.

Ahora queremos ver la versión moderna, os continuo informando.

--
Daniel Larusso llega a Los Ángeles procedente de la costa Este de Estados Unidos dispuesto a hacer nuevos amigos. Sin embargo, se convierte en el blanco de los ataques de los Cobras, un hostil grupo de estudiantes de kárate, cuando comienza a salir con Ali, la antigua novia del cabecilla del grupo. En tal situación, no tiene más remedio que pedirle ayuda a Miyagi, un maestro de artes marciales, para que le enseñe kárate. Bajo la tutela de Miyagi, Daniel desarrolla no sólo sus aptitudes físicas, sino también la seguridad en sí mismo que necesita para superar todos los obstáculos.

1 comentario:

  1. Hola :)
    Siempre me ha gustado esta película y no me canso de verla
    Besos

    ResponderEliminar