lunes, 29 de febrero de 2016

Leído: Polvo de Patricia D. Cornwell

Patricia Cornwell, Polvo. Barcelona: Ediciones B, 2016. 464 p.

La última novela que ha publicado Patricia Cornwell sobre su Kay Scarpetta, esta médica forense tan competente y tan especial, con unos personajes secundarios tan fuerte como Lucy Farinello, Pete Marino,  Westley, etc. En esta parte, Scarpetta se tiene que enfrentar a una situación en la que Marino, que ha dejado la empresa de Scarpetta para volver a ser policía, vuelve a hacerle la puñeta y se convierte en un amigo/enemigo, que la acompaña a un escenario de un crimen para identificar los restos de una mujer, que resulta estar involucrada en los negocios de su sobrina Lucy, y paralelamente su marido,  Westley, el gran analista del FBI tiene problemas con su jefe directo, y creen que posiblemente haya graves problemas de soborno y corrupción entre agentes del FBI.

La primera parte de la novela se me ha hecho muy pesada ya que explica con sumo detalle un par de horas de la vida de Scarpetta con un montón de flashbacks incluidos, pero luego la cosa se anima, y como siempre Scarpetta consigue solucionar todos los problemas y demuestra una vez más que ella es la mejor forense de la literatura actual.

---
Kay Scarpetta, directora del Centro Forense de Cambridge, Massachusetts, ha vuelto a casa después de trabajar en la escena de uno de los peores asesinatos en masa de la historia de Estados Unidos, cuando el agente Pete Marino la despierta a una hora intempestiva.
Un cadáver envuelto en una tela poco común ha sido descubierto en el campus del MIT, y se sospecha que se trata de la ingeniera informática Gail Shipton, que fue vista por última vez en un bar de la ciudad. Al parecer, la han asesinado cuando solo faltaban unas semanas para que comenzara el juicio millonario al que había llevado a sus ex gestores financieros, y Scarpetta duda que se trate de una casualidad. Además, teme que el caso esté relacionado con su sobrina Lucy, un genio de los ordenadores.
A simple vista no hay rastro de lo que pudo matar a Gail Shipton, pero el cadáver está cubierto de un polvo muy fino que bajo la luz ultravioleta emite un intenso brillo tricolor. Además, resulta evidente que alguien, de forma deliberada, ha colocado el cuerpo en una postura simbólica con el fin de causar el mayor impacto, y Scarpetta tiene motivos para creer que el responsable es el hombre cuyos asesinatos más recientes han sembrado el terror en Washington.
El caso la llevará a adentrarse en el oscuro mundo de las drogas de diseño, el crimen organizado y la corrupción en las altas esferas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada