miércoles, 9 de junio de 2010

Leído: Resurgir de Margaret Atwood


Tenía ganas de leer alguna obra de Margaret Atwood y va y leo esto. Trata de una mujer joven que se vuelve loca al visitar la casa donde se crio, entre medio, explica como fue obligada a abortar por su novio/amante casado y como ahora está vacia. La parte más onirica no me gusto nada.
La amiga que me regalo el libro dijo que estaba muy mal traducido, yo no he notado nada, bueno quizás las dificultades entre inglés/francés, ya que se trata de una escritora canadiense (igual que mi adorado John Irving).
En fin que lo volveré a intentar con otra obra que sea mejor.


La narradora, una mujer a la que parecen haber extirpado la capacidad de sentir emociones, embarca a unos amigos un tanto descerebrados en un viaje para acercarse a la casa de sus padres, un espacio mítico situado en una cabaña aislada en una isla en medio de un gigantesco lago que tiene algo de las aguas primordiales del Génesis (aunque siempre amenazado por la presencia amenazante de turistas americanos). Los colegas parecen los detritus del 68, y se los tendrá que quitar de en medio para iniciar una especie de catarsis o rito de iniciación (que se parecen dos gotas de agua a un brote psicótico) de la mano de las pistas que le han dejado sus desaparecidos padres (de los que también se supone que se han vuelto locos). A lo largo del trayecto nos enteramos del via crucis de humillaciones emocionales que ha sido su vida, lo que la ha convertido en un bloque de hielo. Hoy es inevitable leer el libro como un testimonio del atroz ambiente sentimental de los setenta, aunque es improbable que ese fuera el objetivo de la autora, que consigue que el personaje principal resulte muy verosímil, lo que tiene bastante mérito, teniendo en cuenta lo que le cae encima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada