jueves, 20 de enero de 2011

Leído: La librería de Penelope Fitzgerald

Mi santo la cogio de la biblioteca del barrio, y aprovechando que todavía quedaban días para devolverla, me he animado a leerla. Es una novelita pequeña, delicada que habla de la desesperanza de vivir en un sitio pequeño, con unas estrictas normas sociales, y que agobian y encarcelan a la gente, por eso tanta gente se ha ido de sitios así para vivir en grandes ciudades sin tanta presión social. El final desesperanzador y triste, muy triste.
Cuando le pregunte a mi santo, que tal, dijo pppppssssss, yo lo puedo decir que es muy bonita, pero triste, muy triste.


Novela finalista del Booker Prize, La librería es una delicada aventura tragicómica, una obra maestra de la entomología librera. Florence Green vive en un minúsculo pueblo costero de Suffolk que en 1959 está literalmente apartado del mundo, y que se caracteriza justamente por «lo que no tiene». Florence decide abrir una pequeña librería, que será la primera del pueblo. Adquiere así un edificio que lleva años abandonado, comido por la humedad y que incluso tiene su propio y caprichoso poltergeist. Pero pronto se topará con la resistencia muda de las fuerzas vivas del pueblo que, de un modo cortés pero implacable, empezarán a acorralarla. Florence se verá obligada entonces a contratar como ayudante a una niña de diez años, de hecho la única que no sueña con sabotear su negocio. Cuando alguien le sugiere que ponga a la venta la polémica edición de Olympia Press de Lolita de Nabokov, se desencadena en el pueblo un terremoto sutil pero devastador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada