sábado, 4 de mayo de 2013

Leído: Personas como yo de John Irving



36/100 de Desafio 2013


Me gusta mucho John Irving, y creo que a estas alturas me he leído absolutamente todo lo suyo, y claro conozco bastante bien su obra, y esta última novela puedo decir que es de lo más flojo que he leído suyo, no se si por qué se le han acabado las ideas o por qué es su novela más autobiográfica.
Lo mejor de la novela es la explicación de su teoría del encaprichamiento como motor de su adolescencia. ¿Quién no ha sentido un encaprichamiento hacia alguien? Y ese alguien o no conviene o por circunstancias de la vida desaparece de nuestra vista, pues en la novela se explica detalladamente unos cuantos encaprichamientos.
No lo recomendaría a lectores nuevos de John Irving, ya que no es lo mejor suyo.



Personas como yo, de John Irving, que ha escrito otros libros como Hasta que te encuentre o La novia imaginaria, es una absorbente novela de narrativa extranjera sobre el deseo y la identidad sexual, una tragicómica historia de un amor frustrado que recorre más de medio siglo. En los años cincuenta del pasado siglo, en el pequeño teatro de aficionados de la localidad de First Sister, en el estado de Vermont, al adolescente Billy Dean le toca interpretar papeles complicados, pero nunca serán tan difíciles como los que tendrá que interpretar en el gran teatro de la vida. Personas como yo es la decimotercera novela de John Irving, y su obra más comprometida desde Las normas de la Casa de la Sidra, El mundo según Garp y Oración por Owen.


A sus trece años, su día a día cambia por completo al conocer al atractivo Richard Abbott, su futuro padrastro, y a la señorita Frost, la maravillosa bibliotecaria del pueblo, quien acaba convirtiéndose en su cómplice en un mundo hostil. A medida que avanzan los cursos escolares, y mientras se convierte en escritor, Billy se embarca en la búsqueda de su identidad sexual: ¿es posible que le guste el chico más canalla de la clase y, al mismo tiempo, la despampanante bibliotecaria? ¿Existen personas como él? Entretanto, aumentan sus deseos de conocer a su verdadero padre. Tardará toda una vida en dar con él, y será en Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada