lunes, 7 de octubre de 2013

Leído: Lo que encontré bajo el sofa de Eloy Moreno

67/100 de Desafio 2013

28/25 de Reto 25 españoles

La lectura de su anterior novela me gusto y sorprendio mucho, y la semana pasada en cuanto salio su nueva obra decidi leerlo. Es una novela que está muy bien con una fuerte crítica social tanto a nivel institucional como a las personas. Muestra una desesperanza total hacia las relaciones entre la pareja, y eso en determinados momentos duele. Una obra muy recomendable, que vale la pena leer

Lo que encontré bajo el sofá, de Eloy Moreno, autor de otras novelas de la narrativa española como El bolígrafo de gel verde, nos muestra lo que puedes encontrar cuando mueves un sofá o mejor, lo que puedes encontrar cuando mueves una vida. Cuando en 2011 Espasa publicó El bolígrafo de gel verde, los lectores se encontraron con un libro que ya empezaba a triunfar en las redes sociales pero cuyo contenido era un misterio. Dos años después, Eloy Moreno publica su segunda y esperadísima novela. De nuevo, el “de qué trata” es lo de menos, porque hay historias que no pueden resumirse en unas líneas. Como dice su autor: «Olvídate por un instante de que estás en una librería y piensa en uno de esos momentos en tu vida en que alguien te dio una sorpresa, una de esas sorpresas que consiguieron que tu corazón temblara, que te produjeron una sonrisa enorme, lágrimas quizás... ¿Verdad que es bonito dejarse sorprender de vez en cuando? Entonces, no tengas miedo a comenzar una novela sin resumen, ábrela sin saber qué puede ocurrir, desconociendo hasta qué punto te vas a encontrar en ella. Y es que, aquí dentro, aunque no lo sepas, estás tú». ¿Qué ocurre al mover un sofá? ¿Y al mover una vida? Quizás encuentres objetos -o personas- que ya habías olvidado, un calcetín que se quedó sin pareja o una pareja a la espera, esquirlas de otra vida... o uno de esos secretos que te obliga a pronunciar la frase que lo cambia todo: "tenemos que hablar" ¿Y si movemos una sociedad? Entonces uno se da cuenta de que vive en un lugar con demasiados gusanos para tan poca manzana. Pero también un lugar donde, al observarnos, descubrimos que somos los primeros en hacer aquello que tanto criticamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada