miércoles, 16 de julio de 2014

Visto: Transcendence de Wally Pfister


Para empezar creo que Johnny Depp está sobrevalorado y no entiendo las personas que dicen que es tan atractivo, y donde se lo ven, por que es un actor muy histriónico, que cuando hace un papel serio tiene esa cara de palo horrorosa, en fin para gustos los colores. Y luego la idea de la película el que la inteligencia artifical consiga conciencia propia está muy bien, pero luego esta se diluye a lo largo de las dos horas de película. Los secundarios están aquí como podrían estar en su casa tomando té, caso de Morgan Freeman, que pasa a lo largo de toda la película paseandose sin saber exactamente que hace aquí, o el Paul Bettany que tiene la misma cara cuando está contento que cuando está triste, cuando es libre y cuando sufre el síndrome de Estocolmo. Un rollo de película que no recomiendo.


El Dr. Will Caster (Johnny Depp) es el investigador más importante en el campo de la Inteligencia Artificial, y está trabajando en la creación de una máquina sensitiva que combine la inteligencia colectiva de todo lo conocido con el rango completo de emociones humanas. Sus experimentos altamente controvertidos le han hecho famoso, pero al mismo tiempo le han convertido en el principal objetivo de extremistas anti-tecnológicos que, en su intento de destruir a Will, se convertirán inadvertidamente en los catalizadores de su éxito haciéndole partícipe de su propia trascendencia. Para su mujer Evelyn (Rebecca Hall) y su mejor amigo Max Waters (Paul Bettany), ambos compañeros de investigación, la cuestión no es si pueden hacerlo… sino si deben hacerlo. Los peores miedos de Evelyn y Max se hacen realidad cuando la sed de conocimiento de Will evoluciona en una omnipresente búsqueda de poder de consecuencias desconocidas. Lo único que se vuelve terroríficamente incuestionable es que puede no haber modo de detenerle. (FILMAFFINITY)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada