sábado, 18 de octubre de 2014

Leído: Asesinato en directo: un caso en televisión de Batya Gur


A Batya Gur y a su detective Michael Ohayon les tengo un cariño especial ya que en mi boda mi flamante nuevo marido me regalo todos sus libros, excepto este, que escribió el año de nacimiento de mi Speedy, y que en España se publico en 2007, y que rápidamente compre o pedí que me regalasen y todavía, increible pero cierto, todavía no había leído. Y ahora sé por qué, por que no sé si por la traducción o por las capacidades de Batya Gur, es bastante pero que bastante dificil acabar de entender la novela. Demasiados personajes, y yo sin haber hecho un buen árbol genealógico que me ayudase. Además las muertes de tanto personajes, ya sea por accidente o por asesinato me descoloca, y si encima te pierdes con los personajes aún peor. Lo mejor como siempre el personaje de Michael Ohayon, que está muy bien dibujado, y no tanto sus subordinados y/o superiores, mientras todos los personajes de la televisión quedan más superficiales, ya sé que tratandose de secundarios tiene que ser así. Lo más impresionante es la escena final, que no tiene nada que ver con el caso (o quizás sí) donde el hijo de Michael toma una decisión que destroza su paz interior. Me ha gustado como siempre que refleje la realidad de la sociedad israelí, un mundo que no suele aparecer en los medios de comunicación o en las películas o novelas.

El cadáver de una mujer aparece en los vestuarios de los estudios de la televisión israelí. El caso se lo adjudican al inspector Michael Ohayon, que emprenderá una complicada y sangrienta investigación que lo llevará por los pasillos de los estudios de la televisión oficial y especialmente por los meandros de las relaciones , tensiones, miedos y amores del personal de la televisión, desde el técnico más sencillo hasta el mismo director. En Asesinato en directo, Batya Gur elige como escena del crimen la televisión isaraelí. Lugar donde se forja la conciencia nacional, donde se muestran las tensiones políticas, los enfrentamientos, la corrupción y las divisiones étnicas, sociales y religiosas que agitan el país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada