viernes, 26 de diciembre de 2014

Leído: Voto de silencio de Veronica Black

Una novela de misterio protagonizada por una monja católica en un convento inglés, el planteamiento tenía buena pinta, a lo padre Brown pero en mujer, y aunque la historia es muy sencilla, su lectura me ha resultado divertida, por lo absurdo de la situación, una monja católica detective en la Inglaterra protestante. La historia tiene su punto de denuncia de la casta sacerdotal católica. Una novela de detectives diferente.


---
Ocurren cosas extrañas en el convento de las Hermanas de la Compasión de Cornualles. Cosas que desconciertan a la hermana Joan, quien debe investigar -sin levantar sospechas- los misterios del convento.
A pesar de la aparente tranquilidad, ciertos hechos nada habituales sumen en un mar de dudas a la hermana Joan. No es nada frecuente dar con una priora que usa perfume y esmalte de color rosa para las uñas. Y que pregunta si la hermana Verónica, la hermosa novicia que acompaña a la hermana Joan, es virgen. Y aún hay más.
La hermana Sophia ha muerto en oscuras circunstancias. La hermana Magdalena ha desaparecido sin dejar rastro. Se celebra un oficio secreto a medianoche en la capilla del convento... La hermana Joan empieza a sospechar lo que apenas se atreve a mencionar, a ensamblar piezas de un rompecabezas complejo. Es demasiado tarde para abandonar. Y quizá también es demasiado tarde para pedir ayuda.
La hermana Joan es monja de semiclausura. Tiene un carácter fuerte y su poca paciencia le hace chocar con algunas reglas del convento. Es despierta y eficiente, cabezota, si algo la extraña sigue su instinto hasta el final. Es una mujer seria con una nota de ironía.

2 comentarios:

  1. Tomo nota, para la lista de libros pendientes, parece interesante. Hay un segundo libro, con esa misma protagonista, que se llama Voto de castidad. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es verdad, también lo tengo pendiente. Salud.

      Eliminar