sábado, 12 de septiembre de 2015

Leído: Distintas formas de mirar el agua de Julio Llamazares


Julio Llamazares, Distintas formas de mirar el agua. Madrid: Alfaguara, 2015. 200 p.

La muerte del abuelo, del patriarca de la familia, reune en una orilla de un pantano a su familia para echar las cenizas cerca del pueblo anegado por las aguas allá en los años 50 en la España franquista. Y cada miembro de la familia explica el porqué está en esa ceremonia, cada capítulo una historia diferente.
No conocía a Julio Llamazares, y a raíz del reto de Autores de la A a la Z 2015, decidí leerlo, y me ha sorprendido muy gratamente. Es una recopilación de relatos muy interesante y que explica los cambios sociales de España durante los últimos casi 40 años, de una manera sencilla y directa a través de las voces de sus protagonistas, todo a raíz de la muerte del abuelo, un hombre de campo, que se vio trasplantado de su pueblo nata a unas marismas indeseadas. Una obra que recomiento mucho. Volveré a leer más cosas de Julio Llamazares.

---
¿Puedes regresar a un lugar del que nunca te marchaste? «La gente no sabe muchas veces lo que debajo del agua se oculta ni la historia que se borró para siempre con la demolición del último de los pueblos que aquí existieron. De ahí que algunos exclamen mientras lo contemplan:"¡Qué bonito!"...Y qué triste, añado yo.» En medio de un paisaje hermoso y desolador, la muerte del abuelo reúne a todos los miembros de una familia. Junto al pantano que anegó su hogar hace casi medio siglo y donde reposarán para siempre las cenizas de Domingo, cada uno reflexiona en silencio sobre su relación con él y con los demás, y sobre cómo el destierro marcó la existencia de todos ellos. Desde la abuela a la nieta más pequeña, desde el recuerdo de la aldea que los mayores se vieron obligados a abandonar a las historias y pensamientos de los más jóvenes, esta novela es el relato coral de unas vidas sin vuelta atrás, un caleidoscopio narrativo y teatral al que la superficie del pantano sirve de espejo. No existe una única forma de mirar el agua, pero el sentimiento de desarraigo, de exilio definitivo, ha permeado gota a gota a esta familia, generación tras generación. Tal vez porque ningún lugar duele tanto como aquel al que jamás podrás volver si no es desde el recuerdo o una vez muerto. Pero lo importante es regresar, como U...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada