domingo, 23 de octubre de 2016

Leído: Anna de Niccolò Ammaniti

Niccolò Ammaniti, Anna. Barcelona: Anagrama, 2016. 293 p.

Ví la publicidad, y a mi que me encantan las películas y las novelas apocalípticas me entusiasmo,  y el otro día lo vi en la biblioteca y mio. 
Explica la vida de Anna, una niña de entre unos 11 a 13 años (no queda claro) y de su hermano pequeño Astor, que vive en una casa en las afueras de un pequeño pueblo de Sicilia, y que ve como su mundo se derrumba por un virus que mata a todos los adultos, y sólo sobreviven los niños, que saben que en cuanto sean adultos les pasará lo mismo. Anna actúa, consigue comida, cuida de su hermano y cree firmemente que en el continente, en la Italia continental, hay adultos que han desarrollado una cura para la enfermedad, lo que le hace emprender un camino hacia Messina para emprender el viaje, y la novela refleja esta "road movie" lenta, calmada, poblada de niños que recuerdan a los de "El señor de las moscas" pero sin tanta crueldad (quizás los ingleses a pesar de su exquisita educación sean más bestias que los italianos), también me hizo acordarme de "The Road" de McCorman, una de las novelas con las que más he sufrido. Anna es un ejemplo de seguir los dictados de lo que dice su madre en su libreta, donde les da las pautas para sobrevivir en el mundo sin adultos que ellos dos heredaran.
Me ha gustado mucho y me ha sabido a poco, aunque este tipo de obras acaban así, aun así sus 293 páginas me han parecido cortas.
---
Un virus, que empezó a manifestarse en Bélgica, se ha extendido por el mundo como una epidemia. Tiene una particularidad: sólo mata a los adultos. Los niños lo incuban, pero no les afecta hasta que crecen. Sicilia en un futuro próximo. Todo está en ruinas. A la enfermedad que el virus produce la llaman La Roja, y circulan extrañas teorías sobre supuestos modos de inmunizarse. Anna, que tiene trece años, debe rescatar a su hermano pequeño Astor y emprender con él un viaje que los llevará hasta Palermo y después hasta Messina. El objetivo: cruzar el estrecho y alcanzar el continente, donde acaso Anna, a la que por edad la muerte ya acecha, encuentre el modo de salvarse. Les acompaña un perro, y cuentan como bitácora con un cuaderno de tapas marrones que les dejó su madre antes de fallecer. Lo tituló LAS COSAS IMPORTANTES y anotó en él algunas instrucciones útiles para sobrevivir. Niccolò Ammaniti, que ya había abordado la infancia y la adolescencia en varias excelentes novelas anteriores, insiste en el tema, y lo hace combinando la ciencia ficción distópica, la narración de aventuras y la novela de iniciación. Podríamos encontrar aquí ecos deEl señor de las moscas de Golding, o de Walkabout,aquella película de 1971 de Nicolas Roeg sobre una adolescente y su hermano pequeño perdidos en el desierto australiano. En todos los casos tenemos un universo poblado exclusivamente por niños. ¿Cómo sobreviven? ¿Cómo se interrelacionan sin la presencia dominante y represora de los adultos? ¿Cómo afrontan los miedos y las incertidumbres?
«Anna confirma una capacidad poco común para narrar el tránsito de la niñez al mundo adulto: la transformación, el miedo, el recorrido incierto y lleno de peligros que se convierte en una gran metáfora... Ammaniti ha llevado la novela a su esencia más desnuda, la más antigua y la más nueva, ser –simplemente– una selva de peligros que hay que superar» (Paolo di Paolo, La Stampa).
«Una fuga sin fin, absolutamente agónica, potente y espectacular. No es necesario ser forofo de la literatura de género (¿fantasy?, ¿catastrofista?, ¿de terror?) para sumergirse en este libro, soportando hasta el final su dureza implacable» (Michele Serra, La Repubblica).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada