jueves, 20 de octubre de 2016

Leído: El primer siglo después de Béatrice de Amin Maalouf

El primer siglo después de Béatrice - Amin Maalouf. Madrid: Alianza, 1992. 157 p.

Hace unos cuantos años leí esta novela de Amin Maalouf, y este verano la he vuelto a releer, por qué tenía muy buen recuerdo de ella.
La historia del por qué dejan de nacer mujeres, es revolucionaria y se entronca con los fenómenos sociológicos que ya se están empezando a dar en países como India o China, donde el feminicidio está a la orden del día, y ahora se encuentra una generación de hombres que no tienen mujeres de su edad para casarse, y se están dando casos de secuestro de mujeres en Vietnam.
En esta segunda lectura me ha sorprendido la dejadez de la madre respecto a su hija y el trabajo doméstico del padre, viniendo de un autor de origen libanés como es Maalouf.
Creo que es una obra que a pesar de tener más de 25 años todavía está totalmente vigente, quizás en lo único que se nota su antigüedad es en su falta de nuevas tecnologías.
---
Un entomólogo francés compra en la Gran Plaza de El Cairo unos misteriosos polvos que prometen aumentar la potencia viril del hombre, asegurándole además a quien los tome el nacimiento de un hijo varón. Esa misteriosa sustancia, recuperada de un cajón en el que permanecía olvidada, será el punto de partida de una investigación destinada a revelar los orígenes de un proceso de desintegración que llegará a poner en peligro el futuro de la humanidad. Cronista de su tiempo y de su propia historia, ala vez que protagonista de una doble historia de amor, el narrador, testigo de El primer siglo después de Béatrice, da cuenta de los acontecimientos que han convertido a la Tierra en un planeta sombrío y dividido por el odio.Si hasta el momento Amin Maalouf había negado en su narrativa la escisión entre Oriente y Occidente, en EL PRIMER SIGLO DESPUES DE BÉATRICE convierte en objeto de preocupación la «falla horizontal» que divide el mundo en un norte de población estable y acomodada y un sur que se empobrece al compás de su crecimiento demográfico. El primer siglo después de Béatrice refleja las contradicciones de nuestra época. Se nos presenta como una advertencia, una defensa de la «feminidad delmundo» y una afirmación de la inagotable capacidad de supervivencia que caracteriza al ser humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada