domingo, 27 de noviembre de 2016

Leído: 10 ingobernables: historias de transgresión y rebeldía de June Fernández

June Fernández, 10 ingobernables: historias de transgresión y rebeldía. Madrid: Libros del K.O., 2016. 261 p.

Esta obra de no ficción explica las vidas de diferentes personas que nos dan a conocer su sexualidad y visión de género y cómo afrontan esta situación en la vida diaria, además explica tantos casos de personas en España y en Sudamérica.
Me han gustado la historia de Virginia Woolf de Mediona, y la del último vendedor de ajos de Bilbao, a pesar de su tristeza.

---
Prólogo: ganas de complicarte la vida
El disfraz del Che
Odio el verano
La Virginia Wolf de Mediona
Juanita sigue muy viva
Igual algún día no quedamos ninguna
Todo es una bola
El velo de Yasmín
La que lucha por su pueblo
El ajero
La ruda de Doña Sebastiana
----
Con la excusa de contar la vida o la rutina de gente que le ha fascinado, June Fernández habla en este libro de muchas cosas: celebra las diversidades, critica mandatos sociales, estéticos y sexuales, recupera la memoria de quienes no suelen salir en los libros de texto, descubre heroínas que esconde la historiografía machista-leninista, rompe tabúes, reivindica la risa, el cabreo, la excentricidad, la contradicción, el derecho a vivir como nos da la gana, el derecho a complicarse la vida.

¿Ser mujer y no depilarte la barba? Qué ganas de complicarte la vida. ¿Salir del armario a los 40 años? Qué ganas de complicarte la vida. ¿Poner tu vida en riesgo por defender los derechos de otras personas? Qué ganas de complicarte la vida. ¿No esconder la pluma ni siquiera delante de las monjas de tu residencia de ancianos? Qué ganas de complicarte la vida. ¿Empeñarte en mantener vivo un juego tradicional de mujeres que a nadie le importa? Qué ganas de complicarte la vida. ¿Reconciliarte con tu cuerpo en vez de llevarlo al quirófano para que te lo arreglen? Qué ganas de complicarte la vida.

Este libro recoge diez historias de gente ingobernable, que prefiere complicarse la vida que asfixiarse en el estrecho y absurdo modelo de normalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada