sábado, 27 de agosto de 2016

Leído: Almas grises - Philippe Claudel

Philippe Claudel, Almas grises. Barcelona: Salamandra, 2005. 222 p.

Tenía pendiente desde hace tiempo la lectura de esta obra de Philippe Claudel, y este agosto ha caído. La novela explica  la investigación de la muerte de un niño en la Francia rural del invierno de 1917, envuelta en la I GM, y en un ambiente gris y triste. Y esta tristeza y mediocridad también marca el carácter de todos los personajes, de todos, desde el narrador, un pobre polícia viudo que no sabe como afrontar lo que paso hasta el juez, el fiscal, todos, quizás la única nota alegre es la victima, la pobre Belle, que precisamente por eso es encontrada muerta.
Me ha gustado como el autor trasmite la mediocridad, la tristeza de una sociedad gris, y cómo no justifica a ningún personaje, todos, tienen sus momentos grises, no estamos en un mundo blanco y negro, sino gris, donde todos podemos hacer cosas maravillosas y las más terribles y que en el fondo en nuestra vida diaria somos grises.

---
Ganadora del prestigioso premio Renaudot y elegida Libro del Año por los libreros franceses y la revista Lire, esta novela posee una belleza sombría y seductora que emana tanto del clima misterioso que envuelve la historia como del profundo y descarnado retrato de los personajes que la componen.

Diciembre de 1917. En un pequeño pueblo del norte de Francia, el cuerpo sin vida de una hermosa niña aparece flotando en el canal. A la escena del crimen acuden, acompañados por el incesante tronar de los cañones y el acre olor a pólvora de un frente que se desgarra a escasos kilómetros, un policía, un juez instructor y un militar. En este mundo provinciano, el asesinato de Belle suscita innumerables sospechas, despierta viejos rencores y sacude un orden social que se tambalea. Todos los indicios apuntan al fiscal Destinat, un rico aristócrata ya jubilado, pero el juez designará como culpables a dos desertores apresados en las cercanías del lugar del crimen. Sin embargo, la crónica de los hechos, escrita por el policía veinte años después del suceso, invita al lector a descubrir una realidad inesperada. En su implacable relato, donde la emoción aparece retenida por el pudor del narrador, nadie es inocente, y los culpables, de una forma u otra, son también víctimas. El gris es el tono dominante, pero no el gris de la muerte, ni el del duro clima invernal, ni siquiera el de la cobardía, sino el gris en que se desenvuelve la condición humana: la ausencia de certezas absolutas, las sombras, los claroscuros, en suma, el peso rotundo de la duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada