sábado, 15 de octubre de 2016

Leído: El silencio de la ciudad blanca de Eva García Saenz de Urturi

Eva García Sáenz de Urturi, El silencio de la ciudad blanca. Barcelona: Planeta, 2016. 480 p.

De Eva García me leí las dos partes de su saga de los longevos, que me gustaron mucho, y cuando detecte este nuevo libro, tuve que confirmar que se trataba de ella, por que en esas obras firmaba sin su segundo apellido y aquí lo hace con toda la genealogía vasca, y en cuanto confirme que sí, me fui de cabeza a por el.

La novela ambientada en la ciudad blanca es Vitoria, quizás la más pequeña de las ciudades vascas, y en ella se desarrolla esta novela de asesinos en serie protagonizada por Unai López de Ayala, un policia que tiene que investigar lo que parece ser la continuidad de unos crímenes que hace 10 años se habían detenido tras el encarcelamiento del culpable, pero ahora surge con más fuerza, de mano de un imitador. La novela mantiene la tensión en todo momento y te dan unas ganas terribles de visitar Vitoria, igual que me paso con Elizondo con El guardián invisible de Dolores Redondo.
Los personajes están muy bien conseguidos a pesar de ciertas fantasías que me han parecido excesivas pero que cuando se trata de un abuelo se pueden permitir.
Una obra que se tiene que para conocer a una prometedora escritora que ya dio la campanada con lo de los longevos

---
Cuando el que se pone a matar en cadena es un puñetero genio, solo puedes rezar para que tu bola no salga en el bombo dorado y el niño de turno no cante tu número con voz temblorosa.
Tasio Ortiz de Zárate, el brillante arqueólogo condenado por los extraños asesinatos que aterrorizaron la tranquila ciudad de Vitoria hace dos décadas, está a punto de salir de prisión en su primer permiso cuando los crímenes se reanudan de nuevo: en la emblemática Catedral Vieja de Vitoria, una pareja de veinte años aparece desnuda y muerta por picaduras de abeja en la garganta. Poco después, otra pareja de veinticinco años es asesinada en la Casa del Cordón, un conocido edificio medieval.
El joven inspector Unai López de Ayala —alias Kraken—, experto en perfiles criminales, está obsesionado con prevenir los crímenes antes de que ocurran, una tragedia personal aún fresca no le permite encarar el caso como uno más. Sus métodos poco ortodoxos enervan a su jefa, Alba, la subcomisaria con la que mantiene una ambigua relación marcada por los crímenes.
Una novela negra absorbente que se mueve entre la mitología y las leyendas de Álava, la arqueología, los secretos de familia y la psicología criminal. Un noir elegante y complejo que demuestra cómo los errores del pasado pueden influir en el presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada