lunes, 14 de noviembre de 2016

Leído: Pétronille de Amélie Nothomb

Amélie Nothomb, Pétronille. Barcelona: Anagrama, 2016. 160 p.

De Amélie Nothomb he leído todo y todo, y esta penúltima obra suya explica la búsqueda de la perfecta compañera de borracheras, de champán, y la encuentro en la persona de Pétronille, un ser andrógino, que se acaba convirtiendo en una reputada escritora como Amélie, y eso da lugar a vivencias muy en paralelo.
Yo también soy una apasionada del cava y del champán, y por eso esta obra me ha hecho especial gracia. Me gusta que Nothomb explique las interioridades de su vida como escritora, aunque a menudo da la sensación de exagerar, creo que es así de verdad. Me fascina especialmente sus vivencias en Japón, país que me gustaría visitar. Y obviamente para leer este libro tendría que haber estado bebiendo cava o champán, por las ganas que te dan de hacerlo. Brindaré con una copa por esta novela.
---
Disponer de un buen compañero de borrachera es un asunto muy serio. Aficionada al champán, Amélie Nothomb encuentra a la camarada ideal de manera imprevista en una librería donde ha sido invitada a firmar ejemplares de El sabotaje amoroso. Pétronille Fanto, un ser andrógino de veintidós años que parece que tenga quince, una especialista en Christopher Marlowe con aspecto de poligonera, se convertirá con el tiempo en una escritora prolífica y, quizás, en un álter ego maligno de la misma Nothomb. La amistad etílica entre la escritora consagrada y la novel se transforma en duelo dialéctico, diversión, compañía y contraste..., pero también en un riesgo.

Novela de inspiración autobiográfica, Pétronille es una ficción delirante y tremendamente divertida en la que hallamos algunos de los temas predilectos de la escritora belga: el protagonismo del cuerpo, la reflexión sobre la creación literaria y la sátira sobre la maquinaria editorial que la acompaña... Amélie Nothomb sumerge al lector en el estado de ebriedad entre ascético y alucinatorio del alcohol consumido en ayunas gracias a una prosa de una cosecha excelente en la que abundan el humor negro, la ironía y la genialidad estilística que la caracterizan. Puro oro líquido.

«Un autorretrato tan impactante como alcoholizado que deja en el paladar el recuerdo de un delicioso veneno» (Didier Jacob, Le Nouvel Observateur).

«Con este diablo de Pétronille, Amélie Nothomb brinda a sus lectores un personaje fascinante. Un espumoso burbujeante, ligero en boca pero con un regusto picante, de los que gusta saborear a grandes tragos» (Julien Bisson, Lire).

«En Nothomb, la extrañeza surge allí donde uno menos lo espera. Con su gusto por la perversidad psicológica y el humor negro, tiene más de un as en la manga. Una pequeña joya tallada con gracia» (Madame Figaro).

«Una reflexión muy bella y de altos vuelos sobre la ebriedad. Esta novela, además de ser divertida, es una oda a la amistad (y al champán, claro está)» (Mohammed Aïssaoui, Le Figaro).

«Una novela excelente. Raramente se ha escrito tan bien sobre la ebriedad» (François Busnel, France 5).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada